¿Cómo elegir un buen vino en nuestro mercado gourmet?

Hay que tener en cuenta varios detalles a la hora sentarse a la mesa en nuestro mercado gourmet, además de decidir cuál de nuestros deliciosos y variados platos gastronómicos vas a tomar, debes elegir correctamente el vino con el que lo vas a acompañar. Este punto es bastante importante ya que si tu vino es más fuerte que la comida que tomas, o al revés, ese desequilibrio de sabores puede arruinar un magnífico almuerzo o cena.

El vino, en comidas, se toma para limpiar la cavidad bucal tras cada bocado, con objeto de poder apreciar cada sabor de forma única. Una elección inadecuada del vino puede arruinar esa sensación, por ello se debe elegir una combinación acertada que resalte la potencialidad de ambos aspectos (el vino y la comida) a un mismo nivel. Es una de las grandes lecciones de la gastronomía, el saber elegir bien un vino tinto o blanco, en función del plato que nos disponemos a degustar.

Debido a nuestra gran variedad gastronómica, en Abastos & Viandas, concretamente en nuestro puesto dedicado al vino, Divinísimo, encontrarás una amplia y variada carta de vinos que te permitirán acompañar adecuadamente cada una de nuestras recetas. Caldos nacionales, de importación, vinos con D.O., tintos jóvenes, blancos, rosados, etc.

Hoy os vamos a ofrecer algunos consejos para acompañar, de la mejor forma posible, los principales tipos de comida que encontrarás en nuestro mercado gourmet, buscando realzar el placer de tus papilas gustativas y conociendo que tipo de vino se dedica, habitualmente, a un tipo determinado de producto, ya que, en general los vinos tintos tienen una mayor estructura que los blancos y una menor acidez. En este sentido y, para quien no tiene un conocimiento al respecto, existen una serie de pautas generales que relacionan cada tipo de plato con su vino ideal:

  • Para acompañar pescados y mariscos existe la creencia de que deben utilizarse vinos blancos, pero no siempre es así. Si los pescados son fuertes, se recomienda un blanco con cuerpo o vino de aguja. Sin embargo, si hablamos de pescados con alto contenido graso (salmón, atún o bacalao) se deben acompañar con vinos tinto jóvenes. Los rosados jóvenes, por ejemplo, son ideales para pescados ahumados, y los añejados para los preparados a la parrilla.
  • Si tomamos carne, el corte de la pieza definirá su sabor y textura. Por lo tanto, no existe una regla cerrada y válida al 100%, pero las carnes blancas como el pollo o el pavo se suelen acompañar con rosados o tintos jóvenes, mientras que las rojas o de caza suelen incluir tintos añejos o con mucho más cuerpo.
  • Otros productos de intenso sabor, como el jamón y los embutidos,  necesitan de un vino graso, corpulento y aromático, con alto grado de acidez.
  • Los quesos admiten vinos rosados o tintos jóvenes si son cremosos, mientras que, si son más curados o fermentados, pueden acompañarse con un tinto con cuerpo mucho más viejo.
  • Los tintos jóvenes o rosados están recomendados para las pastas con salsa de tomate, si la salsa es boloñesa lo mejor es un vino tinto para contrastar sabores fuertes.
  • Finalmente, en los postres, se utilizan vinos blancos fríos y secos, cava o champagne.

El vino es una de las bebidas más populares del mundo y cuenta con un gran número de protocolos que abarcan desde el descorche hasta la correcta elección de las copas. Es muy importante que cada vino sea conservado y servido a su temperatura ideal, sólo así se podrá degustar su auténtico e intenso sabor. En Divinísimo, en Abastos & Viandas, encontrarás la mejor selección de vinos nacionales y de importación para acompañar a todos tus platos.